Quienes somos

Trabajar para una sociedad más justa e igualitaria supone, entre otros factores, considerar prioritaria la educación de los niños. A pesar de contemplar al niño como una persona muy capaz, valoramos también la diversidad de los contextos donde se puede relacionar como factor que puede incidir en su desarrollo. No sólo la familia y la escuela son responsables sino también las administraciones públicas, ya sean sanitarias, académicas o de otra índole.

Partimos de la certeza de que el desarrollo y la educación en los primeros años de vida proporcionan la base de un correcto desarrollo de la personalidad de las personas, así pues, todas las intervenciones que pretendan aumentar la calidad de los servicios en este periodo de la vida deben ser, por ellas mismas, intervenciones preventivas, entendiendo que no son precisas manifestaciones claras de patología ni problemas sociales graves para poder realizarla. Así la formación de los profesionales se convierte en una de las variables que puede ofrecer más certezas. Es necesario actuar con profesionalidad y ésta se debe apoyar, entre otros factores, en la investigación.

Contemplamos la educación en un sentido transversal y longitudinal. Es decir, la educación en todos los ámbitos y a lo largo de todo el ciclo vital de la persona. Por lo tanto partimos de una perspectiva respetuosa hacia el niño; holística, al considerar la interacción del niño y su entorno con toda su complejidad.

Los modelos constructivista, dinámico, humanista y ecológico son los que más se acercan a este paradigma, así nuestros trabajos de investigación se enmarcarán en ellos.